valorizacion_balsos_home1

Valorización de la Inferior con Los Balsos: de retraso en retraso

Después de un año más de espera, aún la comunidad de El Poblado no come de los frutos de una siembra de mucho dinero.

Por Maria Dilia Reyes Torres

Inicialmente se estimaba que la entrega de la obra sería en septiembre de 2015. Un año después de que se cumpliera el plazo, habitantes del sector discrepan por no ver resultados de la inversión que han hecho en el pago de sus facturas al Fondo de Valorización de Medellín (Fonvalmed).

Con esta construcción se pretende disminuir el flujo vehicular que se forma en las dos vías, mejorar la accesibilidad y movilidad y reducir los tiempos de recorridos. Pero aún no se ha podido gozar de ninguno de estos beneficios, antes se incrementó el presupuesto y no se tiene prevista una fecha de finalización.

A esta situación también se le han sumado otras, como las condiciones sísmicas del terreno, el fallo de pólizas en las reparaciones a daños de inmuebles de terceros, el constante cambio de contratistas por incumplimientos, el agua que sale de los tubos y la poca resistencia de peso del puente.

Claves para entender esta situación

“Paso a desnivel de la transversal Inferior con la loma de Los Balsos” es el nombre de una de las veintitrés obras del Proyecto de Valorización de El Poblado, que busca mejorar la movilidad y el espacio público en esta zona de la ciudad; de estas, quince ya están finalizadas.

La ejecución de esta propuesta ha sido financiada por los habitantes de la comuna a través de la contribución de valorización a Fonvalmed. Se planeaba la entrega de la construcción a los dieciocho meses, en la alcaldía de Aníbal Gaviria, y el presupuesto era de $13.536.966.966, repartido en diseño, predios, construcción e interventoría. Esta cifra pasó a ser 18.000 millones de pesos.

La entidad responsable de la contratación es la Secretaría de Infraestructura Física de Medellín. A la fecha esta obra aún no está terminada, y ya dos contratistas han metido sus manos: Unión Temporal Cruce Balsos, que incumplió, y ahora Gisaico S.A. Sin embargo, el avance ha sido lento.

En un estudio realizado por la Universidad de Medellín, que tuvo un costo de 208 millones,se propone que “se inicie lo antes posible la intervención de dicha zona, ya que se pone en riesgo los vehículos y personas que circulan por la vía de la Loma de Los Balsos”.

Sobre el puente que atraviesa esta vía, Luz Marina López Orozco, secretaria de Infraestructura Física de Medellín (SIF), afirmó en septiembre de este año al periódico El Colombiano que, aunque fue diseñado en 2008, cumple con las normas de sismorresistencia vigentes en ese momento y no está en riesgo de caerse.

Para la reparación de esta pantalla del deprimido se piensa que, con 1.700 millones de pesos, se pueden instalar vigas y columnas. FOTO: María Dilia Reyes

Para la reparación de esta pantalla del deprimido se piensa que, con 1.700 millones de pesos, se pueden instalar vigas y columnas. FOTO: María Dilia Reyes

La Universidad de Medellín, por tanto, concluyó en su estudio que las condiciones geológicas de la zona son complejas, por el tipo de suelo y la presencia de aguas subterráneas que no fueron consideradas por los contratistas en el análisis geotécnico al iniciar la obra, considerada por medios como El Tiempo como “la más polémica” de las veintitrés.

En este momento, según Fonvalmed, responsable de la obra, ya está ejecutada en el 99%, y a término de entrega indefinido debido a las interrupciones.

Cómo se han visto afectados los habitantes

Las quejas y reclamos, son dos variables que actúan de manera proporcional al tiempo de finalización de esta obra, entre más demora, más se presentan las manifestaciones de inconformidad. “Hubo una mala planeación, faltó un estudio de suelos, producto de presencia de deslizamientos que hacen que la obra tenga que ser suspendida. Falló la interventoría, no hubo un control de la ejecución, con una consecuencia en cuanto al dinero, el tiempo e impacto negativo en las viviendas del sector”, opina Jaime Giraldo, quien vive en la unidad residencial Saint Marteen, aledaña a la obra.

Pero no solo los trancones en hora pico, hacer el retorno hasta el centro comercial Santa Fe que toma alrededor de tres minutos cuando la vía está descongestionada o la reducción del número de clientes de supermercado El Consumo, han sido consecuencias de esta situación, sino también el daño a patrimonio de terceros, especialmente a las casas cercanas.

César Alzate, residente de Surabaya, aseguró para Vivir en El Poblado, a principios de septiembre, que solo en esa urbanización hay por lo menos 20 viviendas que presentan grietas y algunas muestras de deterioro, según él, derivadas de problemas patológicos de la obra.

A pesar de que la Secretaria de Infraestructura se pronunció frente al hecho, aún no se ha cubierto ni el primer arreglo y la póliza de seguros contrató el pago de daños a terceros cuando se tratara de bienes como automóviles. “Es necesario que la Alcaldía y Fonvalmed sean más rigurosos en la planeación de sus obras”, afirma Giraldo.

Otros habitantes consideran que “ha sido más desvalorización que valorización”.

Para mantener una relación sincrónica con los vecinos, brindarles atención y considerar sus inquietudes, se recurrió al Comité Ciudadano de Obra, pero según Leidy Henao, integrante del grupo, hace más de un mes no se reúnen. Comenta además que “es una falta de respeto” que la Secretaría de Infraestructura no haya vuelto a convocar un encuentro.

Qué ha dicho la Alcaldía

Aunque el intercambio de la Inferior con Los Balsos tuvo que ser entregado en la anterior alcaldía, el actual mandatario de Medellín, Federico Gutiérrez, expresó estar molesto por los atrasos. “A mí me da mucha pena una obra en ese estado”, dijo en declaraciones públicas  y se comprometió a sacarla adelante.

Por eso contrató a la Universidad de Medellín para que estableciera posibles soluciones mediante un estudio. Próximamente se espera que Gutiérrez firme con Conconcreto cuando reciba los resultados de uno de los análisis.

Asimismo, se ha notado el apoyo a esta comunidad con actos como el de Verónica de Vivero, secretaria General de la Alcaldía, quien el 26 de julio de 2016 presentó una queja por las irregularidades ante la Personería y la Contraloría General de la ciudad.

Comentarios