jaclyn-clark-115839

Ser peligroso no es cosa de pitbull

En Colombia, durante los últimos años, los perros pitbull han sido protagonistas en los medios de comunicación por sus ataques a personas. Por su naturaleza y comportamiento, han sido clasificados dentro de las razas potencialmente peligrosas y son víctimas de la que podría ser una falsa reputación.

Tener mala fama no es solo cosa de seres humanos. También los animales sufren con el estigma y la mala reputación. Así les sucede a los pitbull, una raza que agrupa varios tipos de perros y que hoy es una de las más temidas, hasta el punto de que refugios de animales y veterinarias en todo el país se están llenando de estos animales ya que sus dueños los devuelven por temor.

En Colombia, durante los últimos 4 años, han circulado numerosas noticias que han contribuido con su imaginario de raza peligrosa. Un artículo reciente del periódico El Colombiano habla de una mujer de 76 años a quien un pitbull le destrozó varias partes del cuerpo. Noticias Caracol informaba de un bebé de 14 meses que perdió la vida tras ser atacado por uno de estos perros.

Pero no solo los medios contribuyen a su mala fama. Otra razón para creer que son peligrosos es su origen, una creación no natural. Se ha vuelto común escuchar que por la calle andan perros creados en un laboratorio con el propósito de pelear. Pero por lo general las personas no se refieren a Dóbermans o a Rottweilers, sino exclusivamente a los pitbull.

Se dice que la característica agresiva de esta raza se debe a que es el resultado de una mezcla entre bulldog y terrier, cuyo propósito fue crear un perro apto para participar en peleas de fosas –pit-, a lo que se le atribute el nombre pitbull.  

Pero hay quienes aseguran que su comportamiento no tiene nada que ver con su naturaleza, sino con la forma en que se educan. Aunque aún existen casos de pitbull que son entrenados para pelear, hay también otros que simplemente son una compañía para su dueño.

La socialización es una parte importante en la educación de cualquier perro. Se recomienda que tenga lugar entre las primeras seis semanas y los cuatro meses de vida.

Víctimas de la estigmatización

La ley 746 del 2002 regula la tenencia y el registro de perros potencialmente peligrosos en Colombia. Allí están consignados los “ejemplares caninos potencialmente peligrosos”. Se menciona el Pitbull Terrier y el American Pitbull Terrier, entre otras razas, como el Staffordshire Terrier, el Dóberman, el Rottweiler y el Dogo Argentino.

Así, esa imagen negativa no es un problema exclusivo de los pitbull. La mayoría de las razas mencionadas han sido o son víctimas de un estigma. En 1972 se estrenó El clan de los dóberman, una película protagonizada por un delincuente que utilizaba a estos perros para cometer crímenes. 

Lo mismo pasó en el 2005 con Rottweiler, una película de terror en la cual un “perro zombie” de esta raza persigue a un fugitivo, que tiene que luchar por sobrevivir. Tanto el Dóberman como el Rottweiler están en el grupo de los perros más peligrosos del mundo, por aspectos como la fuerza en su mandíbula, pero ellos no son los que aparecen en las noticias ni en el imaginario colectivo como peligrosos.

Laura Ellis, quien tiene una pitbull desde hace 4 años, ha vivido directamente la estigmatización de su mascota. Cuenta que cuando salen a pasear o al parque, muchas personas se alejan. “Una vez iba caminando y un señor iba con su perro y su hija. Me dijeron que me llevara mi perra para mi casa. Yo le dije: ‘no se preocupe, mi perra no muerde’ y le sonreí. Él me dijo: ‘entonces guárdesela para usted’. Entonces le contesté: ‘no señor, es que aquí la brava no es la perra, soy yo’”. Para ella, esto supone una gran molestia, ya que muchas veces, por la reputación de la raza, las personas desconfían de ella y de su perra.

Actualmente, en el Valle de Aburrá, se presentan alrededor de 3 o 4 denuncias semanales por ataques de perros potencialmente peligrosos. Así lo confirmó Érica Ortiz, Jefe de la Policía Ambiental del Comando Metropolitano. Y aunque no se especifica que son los pitbull los responsables de estos ataques, son éstos los que aparecen en las noticias.

Raza peligrosa: ¿por naturaleza o por educación?

Para Laura Ellis, lo que dicen sobre la naturaleza peligrosa de estos perros es un mito. Lo que muchas personas ven como un comportamiento agresivo, ella lo considera un factor de educación, del ambiente en el que crece el perro.  

La etóloga Sandra Alba, especialista en comportamiento animal, coincide con Ellis, y asegura que aunque los pitbull sí fueron creados para participar en peleas, esto no quiere decir que el resultado sea obligatoriamente un perro agresivo. Es cierto que la mezcla entre bulldog y terrier dio como resultado un perro corpulento, grande, valiente, rápido y activo. Originalmente, los usaban para pelear contra toros, pero para llegar a ese nivel, había que entrenarlos. Esto quiere decir que los genes no le dan a un pitbull el factor de la agresividad per se.

Contrario al imaginario colectivo, Alba explica que estos perros son mentalmente estables, pero su comportamiento agresivo tiene que ver con que existen amos que, como antaño, que los entrenan para pelear. De hecho, en Medellín, es común ver jóvenes que ejercitan a sus pitbull, los hacer morder llantas o colgarse de las ramas de los árboles para entrenar su mordida, su fuerza y su resistencia. Según la Jefe de la Policía Ambiental, Manrique, Villa Hermosa, Aranjuez y Envigado son algunos de los sitios donde más se presentan estos casos.

Esto significa que la manera en que el perro se comporta depende, en gran medida, de sus dueños. “No hay razas que sean agresivas por naturaleza. No se trata de los genes ni de que las razas sean producto de mezclas. El factor diferenciador es el ambiente y la educación” concluye la etóloga. Así, no son solamente los pitbull, los Dóberman o los Rottweiler los que pueden llegar a tener comportamientos peligrosos. Dependiendo de las condiciones de vida, cualquier perro puede llegar a atacar. La figura del amo, por eso, es el factor fundamental. 

Comentarios